RedPsicologia > Biblioteca > Diccionario de psicologia genetica

 

ABSTRACCION

 

Proceso en virtud del cual se separa o aísla alguna o algunas cualidades de un objeto o de una acción sobre el mismo (abstracción empírica), o las formas que permitirán aprehender dichos contenidos (abstracción reflexionante). El proceso de abstraer ocurre en todos los niveles del desarrollo de la inteligencia, desde los senso-motores hasta los más elevados. Piaget distinguirá dos tipos fundamentales de abstracción: empírica y reflexionante, y mencionará también la abstracción pseudoempírica y la reflexionada como casos particulares.

 

1. Generalidades.- Más allá del significado específico que este vocablo tiene en la teoría piagetiana, 'abstracción' designa un proceso por el cual separamos o aislamos intelectualmente alguna o algunas cualidades de un objeto. Por ejemplo, cuando separamos de un perro su cualidad de doméstico, decimos que hemos abstraido la cualidad 'doméstico'. La abstracción implica entonces a) separar, b)  cualidades, c) mentalmente:

a) Separar: Los propósitos por los cuales desearíamos separar una cualidad de un objeto pueden ser como mínimo tres: primero, podemos aislar una cualidad de las demás para estudiarla individualmente, como cuando un biólogo aísla mentalmente la cualidad 'metabolismo' del objeto ser vivo, para estudiar el conjunto de reacciones químicas que tienen lugar en él. Segundo, aislamos o separamos cualidades de un objeto con el fin de distinguir las que son accidentales de las que son esenciales. El propósito de esta abstracción es captar intelectualmente la esencia del objeto, prescindiendo de lo accidental. Tercero, se consideran varios objetos y se abstrae alguna cualidad en común, con el fin de llegar a una generalización. Por ejemplo, abstrayendo la cualidad 'volar' de los pájaros, obtenemos la generalización 'todos los pájaros vuelan'.

b) Cualidades: lo que se separa o aísla son cualidades de objetos, no objetos de cualidades. Las cualidades también pueden llamarse propiedades, atributos o características.

c) Mentalmente: La separación de la cualidad es mental, no física. Si bien es posible separar la cualidad 'blanca' del objeto pared en forma física, por ejemplo despintándola con alguna herramienta, esto no es abstraer en el sentido en que habitualmente se entiende este concepto.

 

2. La abstracción según Piaget.- En la amplia bibliografía piagetiana que hemos consultado, no existe una definición explícita del término, pero nos convendrá tener presente que cuando Piaget habla de abstracción, se refiere a abstracción de cualidades de objetos con cualquiera de los tres fines indicados en el apartado anterior. Por ejemplo, en el primer sentido el niño abstrae de los objetos la cualidad de 'chupar' para explorarla y 'estudiarla'. En el segundo sentido la abstracción permite al niño construír conceptos, y en el tercer sentido la abstracción permite al niño hacer clasificaciones. Desde ya, el concepto de abstracción no recae solamente sobre contenidos sino también sobre la forma de organizarlos, de manera que también incluye la llamada abstracción reflexionante. El concepto piagetiano de abstracción es muy amplio y rico "en tanto es uno de los motores del desarrollo cognitivo y uno de los aspectos más generales de la equilibración" (17,249).

 

3. Tipos de abstracción según Piaget.- La designación 'periodo de las operaciones abstractas o formales' puede inducir al lector a creer que para Piaget solamente existe abstracción en el periodo de las operaciones formales, lo cual es un error. En realidad, la abstracción "existe en todos los niveles del desarrollo, desde los estratos senso- motores e incluso orgánicos hasta las formas más elevadas del pensamiento científico" (17,260).

Piaget distinguirá dos tipos básicos de abstracción: la abstracción empírica y la abstracción reflexionante, y mencionará también la abstracción pseudoempírica como caso particular de la abstracción reflexionante, y la abstracción reflexionada como un resultado de ésta última. Tengamos presente que todos estos tipos de abstracción se encuentran o pueden encontrarse en todos los niveles o periodos del desarrollo de la inteligencia, y aún también en los niveles puramente biológicos.

1) Abstracción empírica.- La abstracción empírica es aquella que recae sobre las características observables de los objetos como tales o de las acciones del sujeto en sus caracteres materiales. Una cualidad observable de un objeto puede ser por ejemplo el tamaño (un sonajero 'grande'), y una cualidad observable de una acción puede ser por ejemplo asir (la acción de 'agarrar').

El lector puede estar tentado de pensar que abstraer una cualidad de la propia acción es un acto reflexivo y por tanto relacionado con la abstracción reflexionante, pero esto no es correcto, y Piaget advierte al respecto: "Sería inexacto limitarse a decir que la abstracción reflexionante extrae sus informaciones de las acciones del sujeto mientras que la abstracción empírica las toma de los objetos. En efecto: el sujeto puede percibir sus acciones y sus resultados (ya se trate de percepciones propioceptivas o visuales, táctiles, etc) de manera análoga a como conoce las propiedades o los movimientos de los objetos, es decir, considerando esas acciones sólo en su aspecto material: se trata entonces, desde luego, de abstracciones empíricas, mientras que la abstracción reflexionante se refiere únicamente a la coordinación de acciones..."(17,215).

2) Abstracción reflexionante.- Es un proceso "que permite construír estructuras nuevas por reorganización de elementos extraídos de estructuras anteriores, y, como tal, puede funcionar tanto de modo inconciente como bajo la dirección de intenciones deliberadas" (17,173). Mientras la abstracción empírica recae sobre objetos o acciones, la abstracción reflexionante recae sobre coordinaciones de acciones, y esto puede ocurrir en cualquier nivel: por ejemplo, si ocurre en el periodo senso-motor se referirá a acciones prácticas, y si ocurre en los periodos operatorios se referirán a acciones interiorizadas reversibles, o sea, a operaciones.

El siguiente ejemplo sencillo nos mostrará la diferencia entre ambos tipos de abstracción: a un niño se le da una soga y se le pide que la disponga sobre la mesa en forma de rectángulo, y que luego cambie su posición para armar un cuadrado. El niño pudo hacer todo eso gracias a la abstracción empírica, que le permitió concentrarse en la cualidad 'largo' o 'ancho' del cuadrilátero, y concentrarse en las características de su propia acción sobre la soga.

Después de haber realizado esas tareas, se le pregunta al niño si el perímetro o la superficie del rectángulo inicial es igual al del cuadrado final. Si el niño adquirió ya la noción de conservación (del perímetro o la superficie) contestará que sí, porque el acortamiento de un lado queda compensado por el alargamiento del otro lado. Al dar esta explicación está abstrayendo un cierto mecanismo compensatorio donde se coordinan, en este caso, las acciones de alargar un lado y acortar el otro conservando invariable el perímetro o la superficie. Se trata, por lo tanto, de una abstracción reflexionante, la cual "ya de por sí es una especie de operación que sale de su contexto para retener ciertas coordinaciones y descartar el resto" (17,253).

La abstracción reflexionante "involucra siempre dos aspectos inseparables: por un lado el 'reflejamiento', es decir la proyección (como con un reflector) sobre un nivel superior de lo que es extraído del nivel inferior (por ejemplo, de la acción a la representación), y, por otra parte, una 'reflexión' en tanto acto mental de reconstrucción y reorganización sobre el nivel superior de lo que es transferido de este modo desde el inferior" (17,249). Hay así una especie de alternancia: primero hay un reflejamiento, luego una reflexión sobre ello, luego otro reflejamiento y así sucesivamente. Esa sucesión en espiral equivale a una sucesión entre contenido y forma: en el reflejamiento los contenidos son transferidos a una forma, a un esquema coordinado (reflexión), el cual generará nuevos contenidos (nuevo reflejamiento) que a su vez serán transferidos a nuevas coordinaciones (nuevas reflexiones), etc. (17,251).

3) Abstracción pseudo-empírica.- Señala Piaget que "cuando el objeto ha sido modificado por las acciones del sujeto y enriquecido con las propiedades extraídas de sus coordinaciones (por ejemplo, al ordenar los elementos de un conjunto), la abstracción que se refiere a esas propiedades es llamada 'pseudoempírica', porque, actuando sobre el objeto y sobre sus elementos observables actuales, como en la abstracción empírica, las comprobaciones alcanzan en realidad a los productos de la coordinación de las acciones del sujeto: se trata pues, de un caso parrticular de la abstracción relfexionante y no de un derivado de la abstracción empírica" (17,249). Por ejemplo, una cosa es abstraer de un objeto su cualidad "forma triangular" (abstracción empírica), y otra cosa es abstraer su cualidad de "ser el segundo de una serie" (abstracción pseudoempírica). Esta última propiedad no le pertenece al objeto sino que es el niño quien se la adjudica construyéndola como producto de sus coordinaciones, en este caso referidas a la seriación.

Las abstracciones pseudoempíricas predominan en los primeros periodos del desarrollo inteligente y incluso son importantes en la etapa de las operaciones concretas "en la medida en que el sujeto, para efectuar una composición operatoria (y con más razón preoperatoria) y para juzgar sus  resultados, tiene necesidad de verlos encarnados en los objetos: la abstracción pseudoempírica sirve entonces de soporte y auxiliar esencial para las abstracciones reflexionantes" (17,252).

4) Abstracción reflexionada.-  Es el resultado de una abstracción reflexionante cuando se ha tornado conciente, cosa que ocurre independientemente del periodo o nivel en que tiene lugar. En efecto, la abstracción reflexionante puede permanecer inconciente, o bien dar lugar a tomas de conciencia y conceptualizaciones variadas, en cuyo caso estamos en presencia de una abstracción reflexionada, es decir, una abstracción sobre la cual se ha reflexionado o sobre la cual se ha tomado conciencia (17, 249).

En los primeros tiempos del desarrollo intelectual hay abstracción reflexionante pero aún no necesariamente  abstracción reflexionada: "el sujeto ignora durante largo tiempo de qué fuentes ha tomado los mecanismos constitutivos de su nueva construcción, y un matemático puede, sin que ello obstaculice su trabajo, no saber nada de las raíces psicogenéticas de las estructuras elementales que utiliza, como por ejemplo, la de grupo" (17,173).

Es así que en un comienzo, la abstracción reflexionada marcha retrasada respecto de la abstracción reflexionante, pero una vez que la primera comienza a darse, el sujeto puede a partir de allí no sólo reflexionar sobre los resultados de la abstracción reflexionante sino además reflexionar sobre sus mismas reflexiones, esto es, puede hacer 'metarreflexiones' las que, cuando se hacen más sistemáticas, dan lugar al pensamiento hipotético-deductivo propio de la adolescencia.

 

4. Otras diferencias importantes entre la abstracción empírica y la abstraccíón reflexionante.- 1) La abstracción empírica se limita a encontrar en objetos nuevos, propiedades que ya existían en ellos. En cambio, la abstracción reflexionante introduce en nuevos objetos propiedades que estos no poseían (de aquí en parte la actividad creadora que ella implica), ya sea que se las extraiga de las construcciones de los niveles precedentes por reflejamiento, o, sobre todo, que su reorganización conduzca a construír nuevas formas que engendran entonces nuevos contenidos (13,79) (17,260). 2) La anterior diferencia no es simplemente psicológica sino formal, pues mientras que el primer tipo de abstracción puede conducir a contradicciones (17,264-265), la segunda excluye esa posibilidad. 3) Otra diferencia formal es que la abstracción empírica permanece siempre integrada en un marco espacio-temporal, mientras la reflexionante lleva a la construcción de estructuras intemporales, gracias al juego de reversibilidades crecientes (17,265). 4) Existe una asimetría entre ambos tipos de abstracción, porque mientras la abstracción reflexionante resulta cada vez más autónoma (este tipo de abstracción es la única que interviene en las operaciones de lógica y matemática pura), la segunda sólo progresa apoyada en la primera. 5) Y por último, citemos lo que para Piaget constituye la diferencia más profunda entre ambos tipos de abstracción: en la abstracción reflexionante, en la medida en que el sujeto puede reflexionar sobre sus mismas reflexiones (metarreflexión), puede separar o abstraer las 'razones', el porqué de las coordinaciones utilizadas hasta ese momento sin justificación intrínseca alguna (17,256). Por ejemplo, el niño no sólo puede armar otra figura con el mismo perímetro compensando el largo y el ancho, sino que además puede explicar o justificar tal resultado a partir de la relación entre compensación de lados y conservación del perímetro. Pablo Cazau

 

(13) Piaget Jean, "Introducción a la epistemología genética - Tomo I: El pensamiento matemático", Buenos Aires, Paidós, 1978, 2da. edición.

(17) Piaget Jean, "Investigaciones sobre la abstracción reflexionante" Volumen II, Buenos Aires, Huemul, 1980.